Educación a distancia, otro desafío de la pandemia

La sorpresiva suspensión de clases presenciales desafió a la Red Educacional San Vicente de Paul a desarrollar rápidamente un plan de aprendizaje a distancia. Por estos días, los colegios implementan una encuesta para evaluar y mejorar este proceso.

La abrupta suspensión de clases presenciales para todos los colegios del país obligó a cada establecimiento a generar rápidamente nuevas estrategias de enseñanza para que los estudiantes pudieran continuar aprendiendo desde sus casas.

Este desafío se ha llevado a cabo con gran compromiso de la comunidad escolar, asegura Pilar Illanes, Directora Académica de la Red Educacional San Vicente de Paul. “Tuvimos que adaptarnos rápidamente a esta nueva realidad. Y si bien nos hemos apoyado en la tecnología, también hemos hecho un esfuerzo por entregar material didáctico en papel, fichas y guías a las familias que no tienen acceso a internet o no cuentan con computadores en sus casas”.

En este sentido, explica que el plan busca garantizar el acceso al aprendizaje para todos. “Uno de nuestros principales desafíos es lograr el avance de todos en alguna medida, sabiendo que el retorno requerirá una compleja nivelación de estudios. En esta nueva realidad, sabemos que es difícil que todos accedan a las materias o que incluso puedan ir cumpliendo las tareas y actividades en el ritmo indicado. Adecuándonos al esfuerzo de las familias y las reales posibilidades, hemos ido acotando las exigencias a lo más esencial.”

Afirma que tuvieron que hacer adaptaciones curriculares en las que se definió priorizar las asignaturas de matemática, lenguaje, ciencias e historia y que los ramos restantes se enfocaran en contribuir al aprendizaje desde proyectos que enriquecen y permiten esparcimiento a los alumnos en tiempos que administran con más libertad. También se reforzaron los canales de comunicación digital, diseño de tutoriales por parte de los docentes, seguimiento permanente de la realización de actividades, entre otras medidas. Además, en cada colegio se ha entregado cuadernillos, libros, guías y fichas a las familias de los alumnos de enseñanza básica. Incluso los alumnos de IVº medio han mantenido el apoyo especial que reciben permanentemente para preparar la PSU a través de videos tutoriales y plataformas digitales.

Con poco más de dos meses de experiencia en esta nueva modalidad de aprendizaje, se encargó el desarrollo de una encuesta a las familias, a cargo de la plataforma Radar Escolar. El instrumento se está aplicando entre el 25 de mayo y el 3 de junio y busca dilucidar la conectividad y acceso a la tecnología de las familias, su apreciación del proceso de aprendizaje y su situación social actual.

Pilar explica que los resultados serán fundamentales para mejorar el plan de aprendizaje a distancia y confía en que los equipos académicos en cada colegio colaborarán en cumplir las adecuaciones que determine el resultado del estudio, con el mismo compromiso que han tenido hasta el momento.

Destaca el enorme esfuerzo y la gran capacidad de adaptación que han demostrado los profesores durante estos meses. “Quiero agradecer especialmente el trabajo de los profesores, porque han hecho un esfuerzo titánico. He visto su preocupación, creatividad y dedicación para entregar apoyo y orientaciones a sus alumnos desde los whatsapp hasta videos subidos a la red. Asimismo quiero destacar el inmenso esfuerzo desplegado por las familias para escuchar y grabar lecturas, supervisar guías que deben enviarse a los profesores, procurar momentos de aprendizaje en medio de las dificultades domésticas que hoy se viven en tantos hogares.”

Una red de caridad

Pero la pandemia no solo ha generado una preocupación desde el punto de vista académico en la Red Educacional. La crisis económica derivada de la emergencia sanitaria ha golpeado fuertemente a numerosas familias de la comunidad educativa.

Desde marzo el Área de Formación de la Red Educacional ha estado liderando una campaña solidaria a través de la donación de cajas de alimentos no perecibles a las familias de los colegios que se encuentran en mayor necesidad.

Los equipos de formación, convivencia escolar y los profesores jefes levantaron la información de las familias que requerían ayuda con mayor urgencia. Gracias al apoyo de voluntarios, organizaciones y empresas, muchas familias ya están recibiendo alimentos.

El resultado de la encuesta también entregará información valiosa para ajustar de mejor manera la entrega de esta ayuda.

Si quieres sumarte a esta iniciativa aportando dinero o alimentos para las canastas de alimentos, escribe a contacto@ssvp.cl