Eucaristía de Acción de Gracias y Cuenta Anual 2019: un servicio en compañía de Dios

cuenta 2019 svp

Durante la tradicional ceremonia de la Fundación San Vicente de Paul Chile se hizo un llamado a reafirmar su compromiso con la Iglesia a través del servicio con sello vicentino. Una inspiradora Eucaristía de Acción de Gracias y Cuenta Anual celebró nuestra fundación el martes 10 de septiembre, conmemorando además la fiesta del beato Federico Ozanam. Los directores y colaboradores de todas las obras a nivel nacional, además de voluntarios y miembros del Directorio, pudieron recordar y agradecer el trabajo del el último año.

La celebración se inició con la misa en el Santuario Federico Ozanam, presidida por el padre Eduardo Howard, Vicario de la Zona Oeste y Asesor Espiritual del Consejo Superior de la Sociedad de San Vicente de Paul. “Esta es una obra de la Iglesia donde lo central es la caridad. Por eso la Fundación tiene un lugar muy especial en la vida de la Iglesia, ustedes son un tesoro de ella, siéntense orgullosos de que Jesús los haya llamado a participar de esta obra”, destacó durante la homilía.

“La Parábola del Buen Samaritano, que hemos leído hoy, nos habla del camino que tenemos que hacer. Nos invita a sentirnos tocados por Él, que está en nuestro camino. Los animo a seguir adelante en esta obra que es de ustedes, pero sobre todo de Jesús. Él celebra hoy día para nosotros”.

El padre destacó la unión, el compromiso y el sentido de pertenencia de los miembros del Consejo Superior, Directorios de las fundaciones, Directores de las obras y colaboradores, voluntarios, familiares y amigos, que asistieron a la actividad, porque “están repartidos en obras distintas, pero aunque vienen desde lugares distantes, están unidos y pertenecen a una misma familia”.

Durante el Ofertorio, representantes de las diversas áreas y obras presentaron ante el altar algunos signos con los que se agradeció a Dios el servicio que entrega la fundación.

A continuación, Gonzalo Lira Valdés, Presidente Nacional de la Fundación, encabezó el discurso de rendición de cuenta centrado en la responsabilidad que tiene la Fundación de reafirmar su compromiso como miembros de la Iglesia de Dios. “Hoy el ser y decirse católico está en tela de juicio, y demostrarlo sin recibir un insulto, ofensa o desprecio es cada día más difícil. Nuestra misión es la misma que hizo en su tiempo nuestro fundador, el beato Federico Ozanam, quien también tuvo que enfrentar una profunda crisis del Estado, las instituciones y la Iglesia. Lo hizo llevando su fe a las obras, más que en los discursos, abriendo sus brazos a los necesitados para ofrecerles su amistad y ayuda, e inspirando con su testimonio de vida a miles de personas. Testimonio que hasta el día de hoy nos sigue movilizando junto a millones de vicentinos, que buscan seguir su camino en más de 155 países del mundo”.

Durante su discurso, el Presidente Nacional detalló y agradeció la labor desempeñada por los voluntarios y colaboradores en cada una las áreas: Conferencias, Personas Mayores, Hogares Especiales, Educación, Niños, Administración y Finanzas y Comunicaciones. También agradeció al Consejo Superior y a todos los voluntarios que con su apoyo ayudan a impulsar las 39 obras que tiene hoy la Fundación en Chile.

Durante la cuenta se agradeció el trabajo generoso de algunas voluntarias que durante muchos años se han entregado al servicio de las personas mayores en varios de los hogares y viviendas tuteladas de la fundación: Marta Madrid, Alicia Vidal, Isidora Vidal, Sara Barros, Raquel de la Lastra, Beatriz Moraga y María de la Luz Vergara.

También se recordó y agradeció a dos grandes vicentinos que nos dejaron. Alfredo Concha Irarrázaval, quien partió a la casa del Padre el 27 de diciembre de 2018, después de más de 40 años aportando y siendo un ejemplo en la Fundación a través de la Escuela Agrícola San Vicente de Paul, y Samuel Hudson Garrido, que el 30 de noviembre fue al encuentro con el Señor, profesor de gran vocación, Director por 30 años de nuestros colegios técnico profesional, quien marcó a la Escuela Agrícola y a la Escuela Industrial San Vicente de Paul con su calidad humana e impronta vicentina.

La jornada finalizó con un momento para compartir y disfrutar este encuentro de amistad vicentina.

Revisa a continuación una galería con los mejores momentos de la Eucaristía y Cuenta Anual haciendo clic AQUÍ.

Te invitamos a revisar aquí el texto de la Cuenta Anual 2019.