La Red de Hogares celebró Fiestas Patrias
extremando las medidas sanitarias

Con gran alegría tras vivir duros meses debido a la pandemia, la Red de Hogares San Vicente de Paul festejó las fiestas patrias, bajo estrictas medidas de protección.

Los colores, las sonrisas y la alegría llenaron cada uno de los hogares de la red San Vicente de Paul con la celebración de las fiestas patrias. Los colaboradores y adultos mayores festejaron alegremente y en forma segura, gracias a la implementación de un de plan de contingencia que generó las condiciones de protección necesarias para evitar contagios de Covid-19 en los hogares.

El plan estableció las condiciones básicas para todas las celebraciones, que se realizaron en grupos reducidos, al aire libre, con la utilización de elementos de protección personal y respetando el distanciamiento social. Para que todos pudieran disfrutar de una hermosa celebración las actividades se centraron en crear vistosas decoraciones, apreciación de música folclórica, algunos juegos criollos y otras tradiciones típicas que no implicaran el intercambio de elementos entre las personas.

María Inés Fuentealba, Directora del hogar Francisco Javier Baeza de Penco, destaca que pese a que tuvieron mayores restricciones por la emergencia sanitaria, el resultado fue muy positivo y gratificante para todos. “Estábamos acostumbrados a recibir a grupos folclóricos y a personas que nos traían muchos regalos. Esta fue una celebración muy diferente, pero en la que nos esforzamos por conservar el espíritu dieciochero. Separamos las actividades por días y tratamos de disfrutar mucho la cueca, las tonadas y nuestras comidas típicas como la cazuela, empanadas y mote con huesillo”.

La preparación de los alimentos fue realizada bajo los exigentes protocolos de higiene que se han implementando durante la emergencia sanitaria, en platos individuales y evitando todo intercambio de cubiertos o vajilla entre adultos mayores o personal. Así, los adultos mayores pudieron degustar las comidas típicas chilenas como todos los años.

Luisa Magaña, Asistente de Personas Mayores del hogar El Buen Samaritano, presentó un baile folclórico junto a una compañera. Se desplazaron por distintos sectores del hogar, realizando la presentación para los adultos mayores. “Por la pandemia tuvimos que adaptar el baile. Pese a que tuvimos que respetar la distancia y usar elementos de protección personal, pudimos apreciar la alegría de los residentes. Para mi, lo más lindo fue ver que ellos disfrutaron de nuestro baile”.

José Sanhueza, residente del hogar San Vicente de Paul de Ancud, agradeció el esfuerzo de los colaboradores que les permitió vivir un momento de unión. “Acá se hizo el rinconcito dieciochero. Estuvo muy bueno y bonito. Hicimos payas, decoramos con banderas y le pusimos nombre a la fonda. Estuvo todo bien tranquilo. El hecho es que todos los pasamos aquí, bien protegidos y muy entretenidos con la alegría de siempre, disfrutando algunas cosas ricas. Lo pasamos muy bien. Puedo decir que pasamos agosto y septiembre muy contentos”.

Panificación y control

La exitosa celebración fue posible gracias al compromiso y trabajo de todos en la red de hogares. Para ello fue fundamental la planificación de las celebraciones. Los días previos se realizaron reuniones con los colaboradores para reiterar la relevancia del autocuidado en estas fechas. Se repasó el protocolo Covid-19. Además, durante la celebración se realizaron visitas de inspección del equipo técnico del hogar.

También se reforzó la barrera sanitaria de ingreso y salida de los trabajadores, se aplicó el test rápido de Covid-19 a todo el personal. Tras las celebraciones se volverán a tomar las muestras y se solicitará la toma de exámenes PCR a todos los colaboradores, para controlar oportunamente eventuales casos positivos.

Compartimos una galería con las mejores momentos de la celebración en nuestra Fanpage