La Red Educacional San Vicente de Paul
apuesta por la educación híbrida

La modalidad combina clases presenciales y remotas para asegurar la continuidad del plan de estudios ante cualquier escenario que se presente durante la emergencia sanitaria.

Si algo aprendimos de la emergencia sanitaria es que debemos adaptarnos rápidamente a los cambios. Desde el inicio de la pandemia, la Red Educacional San Vicente de Paul desplegó el mayor esfuerzo para generar nuevas estrategias, asegurando el acceso a los contenidos de los estudiantes a través de clases remotas y la entrega periódica de materiales y libros.

Este año el desafío se centró en desarrollar un plan de educación híbrido, que mezcla un programa presencial y remoto para todos los niveles en jornadas regulares. Se diseñó siguiendo los lineamientos y recomendaciones del Ministerio de Educación y Ministerio de Salud. “Nos preocupamos de cubrir lo mejor posible el plan de estudios en jornadas más cortas. En marzo comenzamos con clases por grupos en forma presencial y en línea. Mientras un grupo asiste al colegio en días alternados y cumpliendo todas las medidas sanitarias, el otro se conecta desde casa a la transmisión de la clase. Cuando ha habido problemas de conectividad, el profesor graba la clase para luego subirla a la nube, de modo que en las tardes los estudiantes puedan visualizarlas”, explica Pilar Illanes, Directora Académica de la Red Educacional San Vicente de Paul.

Este sistema permite adaptarse eficientemente a los permanentes cambios en el plan Paso a Paso del Ministerio de Salud. “En marzo nuestros colegios lograron asistencias sobre el 50%, incluso en algunos hasta el 80%. Poco a poco las familias fueron confiando en que les ofrecíamos un espacio seguro. Sin embargo, la autoridad sanitaria determinó el retroceso de fases para varias comunas donde están los colegios. Pero esto no implica que el aprendizaje se vea afectado. Nos anticipamos fortaleciendo la modalidad en línea, donde es muy destacable la versatilidad de los profesores que, con diversas estrategias para hacer clases más motivantes y pedagógicas, nos ayudan a lograr avances sustantivos. Les hago un homenaje por como se están multiplicando por atender a esta diversidad de necesidades”.

Una de las principales herramientas digitales que se está utilizando Google Workspace para Educación, plataforma que ofrece diversas aplicaciones a las que cada estudiante accede con una cuenta de usuario institucional. A través de Google Classroom, por ejemplo, pueden ingresar a las aulas en línea de las diversas materias para revisar contenidos, entregar sus trabajos, comunicarse con los profesores y participar en las clases por videoconferencia. También tienen acceso a correo electrónico, calendario, y herramientas para crear y editar documentos, planillas de cálculo y presentaciones en línea. Todo esto les ayuda a desarrollar un trabajo colaborativo, en un espacio seguro y con capacidad de almacenamiento ilimitada.

En tanto, las clases presenciales se organizaron con un completo plan de prevención para asegurar la salud y protección de la comunidad escolar. Las medidas incluyen sanitización permanente de los espacios, instalación de dispensadores de alcohol gel y señaléticas de sectorización y flujos de tránsito, definición de aforos máximos, distanciamiento físico, además de la capacitación de los docentes y personal administrativo. También se establecieron las medidas de higiene y protección personal para la comunidad educativa, además de rutinas para recreos, uso de baños y protocolo de actuación ante sospecha de casos Covid-19.

Miguel Ríos, estudiante de IIIº medio del colegio Federico Ozanam de Puerto Montt, añoraba volver al colegio, porque siente que en este espacio se dan las condiciones ideales para aprender. “El estar con el profesor me estimula y me da mayor seguridad. Me siento enfocado y concentrado en lo que tengo que hacer”. Agradece el esfuerzo del colegio por jugársela por el retorno seguro a clases y a su vez destaca el reforzamiento de las clases remotas. “En el caso de que tuviéramos que volver a cuarentena no se vería comprometido el aprendizaje, porque realmente las clases virtuales mejoraron bastante”.

Soledad Vera, Directora del colegio San Vicente de Paul de Puerto Octay, asegura que el modelo híbrido los motivó a fortalecer todas sus potencialidades. “Nuestro trabajo es darle tranquilidad a la comunidad y las familias de que estamos preparados para afrontar un ambiente de incertidumbre como el que vivimos actualmente. La implementación de todas las tecnologías ha implicado un tremendo esfuerzo desde lo económico, recursos humanos, capacitaciones, entre otros, pero que nos enorgullece y nos desafía a mejorar”.

Pilar Illanes agrega que este año además están haciendo mayores esfuerzos para que las familias potencien los aprendizajes de los estudiantes, enseñándoles técnicas y metodologías de estudio. “Hemos estado tratando de traspasar algo de capacidad a las familias para que puedan apoyar el aprendizaje de sus hijos. Estamos haciendo talleres para apoderados de los cursos de básica, para que conozcan el trabajo escolar y lo puedan apoyar desde casa”.