Plan #SigamosConectados:
el esfuerzo por mantener los lazos

Gracias a un programa reforzado de video llamadas, los residentes de la red de hogares San Vicente de Paul han podido mantener la comunicación con sus familiares durante los períodos de cuarentena.

El retroceso a fase 1 de cuarentena en varias comunas del país durante marzo, obligó una vez más a la red de hogares a suspender las visitas de los familiares. Una medida que, aunque contribuye a evitar los contagios entre residentes y colaboradores, afecta emocionalmente a los adultos mayores y a sus seres queridos. Para disminuir la sensación de aislamiento la red de hogares potenció su plan de video llamadas, iniciado durante la emergencia sanitaria de 2020.

En varios hogares de la red sumaron al uso de teléfonos, tablets y computadores, los parlantes, micrófonos y pantallas de televisión, ya que los dispositivos de menor tamaño reducen las posibilidades de una mejor interacción con los familiares.

El plan #SigamosConectados fue idea de la residencia El Buen Samaritano, que dispuso una sala especial para las conferencias remotas buscando mejorar la experiencia sensorial de los residentes, especialmente de quienes tienen dificultades visuales y/o auditivas.

Fue un éxito inmediato. Toda la red de hogares pudo apreciar con emoción cómo al integrar el equipamiento adecuado, la experiencia de encuentro de los residentes con sus familiares mejoraba en forma sustantiva. El disponer de una sala especial y el uso de una pantalla más grande facilitó además las reuniones entre varios varios familiares y el adulto mayor.

Rápidamente otros hogares de la red habilitaron salas con televisores y web cam para facilitar que los adultos mayores pudieran ver y escuchar con mayor amplitud a sus seres queridos.

“Quisimos que cada llamada se transformara en unos minutos de alegría y unión entre los residentes y sus seres queridos, dándoles paz y tranquilidad a pesar de no poder verlos físicamente”, cuenta Marcela Ferrari, Directora del hogar El Buen Samaritano.

Georgina Gascón, residente del hogar El Buen Samaritano, disfrutó en grande este encuentro y lo destacó como una iniciativa inclusiva. “Es algo muy bueno, porque tengo malo mi teléfono. Y ahora puedo ver a toda mi familia, puedo ver a mi gente. En cambio, por el teléfono solo podía escuchar la voz. Me encantó la experiencia”.

Los familiares también agradecen esta mejora. “Nos ha ayudado a hacer más llevadero el contacto con nuestra tía en este tiempo de pandemia. Es muy importante mantener el vínculo, y el hogar se ha preocupado de hacernos mucho más grato este momento y así estar comunicados con ella”, cuenta Rodrigo Geisse, apoderado del hogar Espíritu Santo.

Alicia Bajas, residente del hogar El Buen Samaritano, agradeció la oportunidad de vivir este momento de crisis con el apoyo de las nuevas tecnologías. “Lo encontré mágico. Es una cosa muy moderna. No me imaginé nunca que uno podría ver algo como esto. Estoy muy feliz de haberlos visto”.

“Me encantó porque produce la sensación de estar en familia. Uno se abre realmente a la relación familiar porque es como que uno se encontrase en casa. Fue una experiencia que viví por primera vez y me pareció positiva. Y estoy ansioso de lograr nuevamente ese vinculo familiar con mis parientes”, cuenta Ángel Morgado, residente del hogar Espíritu Santo.