Un día para disfrutar y crecer

La primera versión del Día de la Cultura y las Artes unió a nuestros hogares en torno a diversas manifestaciones culturales para expandir los horizontes de residentes y colaboradores. Una verdadera fiesta se vivió el 17 de octubre en la Red de Hogares San Vicente de Paul. Residentes y colaboradores participaron con entusiasmo en el primer Día de la Cultura y las Artes, con el objetivo de potenciar el sentido de comunidad y desarrollarse personal y grupalmente.

En cada hogar se desplegaron los talentos de asistentes de personas mayores, colaboradores de cocina y aseo, profesionales y residentes que con creatividad y esmero prepararon diversas manifestaciones culturales.

Poesías, teatro, fotografía histórica, bailes, música y comidas de Latinoamérica, exposiciones de manualidades, concursos de pintura y otras coloridas actividades llenaron de alegría a todos.

“Cuando decidimos hacer esta actividad, que nunca habíamos realizado, no dimensionábamos el increíble resultado que íbamos a lograr. Me sorprendió el entusiasmo con que todos participaron y la gran coordinación con que trabajaron. Realmente fue como un carnaval. Además, fue totalmente inclusivo, nadie se restó. Participaron residentes, personal, apoderados e incluso familiares del personal y voluntarios de nuestros hogares. Fue un día en que entre todos pudimos compartir a través de fotos y videos lo que estábamos viviendo. Estuvimos en sintonía como red. Sin duda el resultado superó ampliamente nuestras expectativas”, dijo María Victoria Campos, Encargada de Formación de la Red de Hogares San Vicente de Paul.

En toda la red se produjo un lindo intercambio internacional. Los asistentes de personas mayores que provienen del extranjero aprovecharon esta ocasión para compartir con residentes y el resto de los colaboradores la riqueza cultural de los países de Latinoamérica a través de stand con imágenes, artesanías, trajes y comidas típicas. También presentaron bailes y con emoción cantaron sus himnos nacionales. El folclore del centro y sur de Chile también fue parte de este intercambio. Los residentes gozaron especialmente con las distintas comidas que pudieron probar.

En el sur, el hogar San Vicente de Paul de Ancud rescató la tradición del hilado de lana que se traspasa de generación en generación. Varias residentes y algunos apoderados enseñaron a los más jóvenes las técnicas de escarmenado, hilado y teñido de la lana.

En San Javier destacó un original diario mural donde se presentaron varios ejemplos de errores ortográficos y gramaticales comunes en nuestro lenguaje actual, para mejorar la comunicación.

Dos agrupaciones visitaron nuestros hogares para llevar danzas clásicas y folclóricas. En el hogar Sagrado Corazón de Maullín, la Escuela de Ballet Municipal Gran Plié de Maullín presentó un fragmento del Lago de los Cisnes, y en el hogar Espíritu Santo residentes y colaboradores disfrutaron los bailes típicos de Rapa Nui con el grupo Tumu Henua.

En el hogar San Vicente de Paul de San Pedro de la Paz, el día estuvo centrado en el reciclaje y la sustentabilidad. A través de actividades artísticas el equipo y los residentes convirtieron neumáticos en bonitas jardineras para decorar su entorno.

En la residencia Sagrado Corazón de Ñuñoa el personal de alimentación se preparó con profundidad investigando sobre el Alzheimer para entregar una interesante charla a las residentes.

Los talentos de los residentes fueron un elemento fundamental de esta jornada. En la residencia Amor de Dios, por ejemplo, la señora Sara Iñiguez leyó el cuento “Chiloé”, de su autoría. En el hogar Cerro la Virgen de San Javier, la residente Rina Alday hizo un entretenido espectáculo de magia ambientado en el circo, con ayuda de algunas asistentes. En la residencia dela Santa Cruz, la señora Silvia González preparó una entretenida presentación de fotografías de Santiago antiguo que los residentes disfrutaron durante todo el día.

El hogar El Buen Samaritano se lució con la participación activa de colaboradores y residentes. Con gran despliegue escénico y sobre todo muchísimo entusiasmo prepararon presentaciones musicales sobre Violeta Parra, recordaron la vida y poesías de Gabriela Mistral y Pablo Neruda, y homenajearon a su residente Olga Chaín, destaca pintora nacional. Un grupo de colaboradores y residentes prepararon una preciosa muestra de la cultura mapuche, con comidas, artesanías hechas por ellos mismos, bailes e interesantes datos que compartieron con todo el hogar.  La jornada terminó con una maravillosa puesta en escena de un fragmento de la Pérgola de las Flores, presentada por un grupo de colaboradores.

“Fue un día para expandir el horizonte y contactarnos con nuestro patrimonio cultural a través de los sentidos. Parte del sello en nuestra red es ofrecer espacios para crecer, tanto a los residentes como a quienes trabajan en nuestros hogares. En el Día de la Cultura logramos este objetivo de manera gozosa y alegre. No podemos pedir más”, concluyó María Victoria.

Revisa el video que resume este día de alegría que se vivió en la red de hogares haz clic AQUÍ

Te invitamos a ver una galería con las mejores postales de la jornada haciendo clic AQUÍ